Un mito es una narración imaginaria que intenta dar una explicación a la realidad. Y existen muchos mitos relacionados con la sexualidad y estos mitos son causantes de algunos problemas (problemas más o menos graves y con mayor o menor solución).

Algunos de esos mitos relacionados con la sexualidad son precusores de disfunciones sexuales, debido a la falta de información.

Enumeremos algunos de esos mitos (hay muchos más dependiendo de la cultura) y vamos a explicar también alguno (solo alguno, que si no, esto se haría eterno).

Mito 1: la primera relación sexual siempre duele

La primera relación coital no tiene por qué doler, ya que la vagina es elástica y se adapta a cualquier tamaño de pene sin dolor, esto ocurre por el sistema de lubricación interna y externa. Si el coito duele puede ser por dos motivos: por tener algún problema orgánico (alguna infección por ejemplo) o por tener algún problema psicológico que impida la lubricación. Incluso el propio miedo al mito a que la primera vez tenga que ser necesariamente dolorosa, hace que la mujer tenga ansiedad y por ello no lubrique.

Mito 2: Es imposible que la mujer quede embarazada durante la regla

La probabilidad de embarazo durante la menstruación es baja, pero no imposible. Es menos probable que en otros días del ciclo menstrual, ya que durante la menstruación el endometrio que es la mucosa que recubre el útero y donde se anidaría el óvulo fecundado, se desprende y es expulsado al exterior, lo que impide la anidación y desarrollo de un óvulo fecundado.

En todo caso, incluso en esta fase de la menstruación es recomendable utilizar métodos anticonceptivos, ya que se puede confundir en ocasiones una hemorragia espontánea con la regla (además, por supuesto, mantener relaciones sexuales sin protección en cualquier momento del ciclo puede provocar el contagio de una enfermedad de transmisión sexual)

Mito 3: Es imposible quedarse embarazada en la primera relación sexual

En cualquier momento que se mantenga una relación sexual hay posibilidad de embarazo, independientemente de que sea la primera o la última (siempre y cuando exista la capacidad reproductiva).

La mujer puede quedarse embarazada en la primera relación sexual incluso aunque el hombre eyacule fuera pero cerca de su vagina. Además del riesgo de embarazo no deseado, también está el riesgo de transmisión de enfermedad de transmisión sexual.

Por lo tanto también en la primera relación sexual si no se desea un embarazo o una enfermedad de transmisión sexual, hay que tomar las precauciones que ya todos conocemos, por ejemplo, el uso del preservativo.

Mito 4: El preservativo “corta el rollo”

Es uno de los mitos más extendidos. Si queremos evitar enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados, el preservativo es nuestro mejor aliado. Así que en lugar de cortarnos el rollo, creo que sería mejor hacer un monumento al preservativo, adorarlo y amarlo el resto de nuestra vida.

Introducir el preservativo dentro del juego erótico es una estrategia maravillosa para evitar la disminución de la erección o excitación (en ambos miembros de la pareja). Para que forme parte de este juego erótico nos lo puede poner nuestra propia pareja o ponerlo entre los dos. En todo caso que forme parte del ritual amoroso o sexual es importante. Es un elemento fundamental para un disfrute seguro.

Mito 5: La “marcha atrás” o “coitus interruptus” es un buen método anticonceptivo

El hecho de que se utilice la marcha atrás como método anticonceptivo no quiere decir que lo sea. La marcha atrás consiste en practicar el coito sin utilizar ningún método anticonceptivo y retirar el pene de la vagina antes de eyacular, eyaculando entonces fuera de la vagina.

Y no es un método anticonceptivo por estos motivos:

  • No es eficaz por una cuestión puramente fisiológica: el hombre antes de eyacular emite líquido pre seminal que procede de la glándula de Cowper, cuya finalidad es limpiar la uretra de restos de orina. Este líquido pre seminal no contiene espermatozoides como sí contiene el semen, pero el riesgo está en que podría arrastrar espermatozoides ubicados en la uretra de pasadas eyaculaciones, por lo tanto en caso de que esto ocurriera, aún sin eyacular, el riesgo de embarazo sería importante.
  • Por supuesto, la marcha atrás no protege de ninguna manera de enfermedades de transmisión sexual.

Otros mitos relacionados con la sexualidad:

Mito 6: El tamaño del pene es muy importante en las relaciones sexuales ¡FALSO!

Mito 7: Una relación completa es aquella que termina o en la que se existe coito ¡FALSO!

Mito 8: El hombre es el que tiene que llevar la parte activa de la relación ¡FALSO!

Mito 9. El hombre siempre tiene más ganas de tener relaciones sexuales que la mujer ¡FALSO!

Mito 10: No hay sexualidad sin orgasmo ¡FALSO!

Mito 11: La masturbación produce daños físicos ¡FALSO!

Mito 12: Las mujeres no se masturban o no deben hacerlo ¡FALSO!

Es verdad que muchos de estos mitos ya pasaron a la historia para muchísimas personas, pero a día de hoy siguen existiendo en una parte de la sociedad, tanto hombres como mujeres. Por eso es tan fundamental la educación sexual. Es necesaria para gozar de una sexualidad libre y sin complejos lo más importante: totalmente satisfactoria.

Este sitio web utiliza cookies para su correcto funcionamiento y para garantizar una correcta experiencia de usuario de acuerdo con nuestra política de privacidad. Al hacer clic en “Acepto”, consiente su uso.