¿Qué características tienen las relaciones sociales sanas? Con relaciones sociales me refiero a relaciones de amistad, pareja, familia, trabajo o cualquier otro tipo de relación duradera en el tiempo.

Este post está inspirado por un amigo de la infancia. Esta tarde íbamos a salir a dar una vuelta o a tomar algo. Pero resulta que a ninguno de los dos nos apetecía demasiado. Ambos habíamos tenido mañanas intensas por motivos muy distintos y estábamos algo cansados. Así que hemos decidido dejarlo para otro día.

Podríamos haber hecho un gran esfuerzo cada uno y vernos. Pero, seguramente, eso nos hubiese agotado más todavía.

Una fortaleza de la amistad sana (o de cualquier relación social sana) es que esté basada en la confianza. Confianza para decirnos las cosas y para saber que seguiremos siendo amigos aunque digamos lo que pensamos.

Nos conocemos desde que teníamos 15 años. Nos reconocemos como raros y diferentes y de alguna manera sentimos que pertenecemos al grupo de los incomprendidos. Lo bueno es que, entre incomprendidos, solemos tener afinidad.

Muchas personas basan sus relaciones de amistad (o de lo que sea) en apariencias e incluso en mentiras; tal vez no saben hacerlo de otra manera.

A mí mentir o poner excusas falsas no me gusta nada, lo veo absurdo y un gasto energético brutal. Ni me gusta que me digan mentiras ni que me pongan excusas falsas, aunque a veces sé que algunas personas lo hacen. Entiendo que no saben hacerlo de otra manera. Prefiero que me digan las cosas claras y no tener que andar imaginando o montándome películas de interpretaciones que tal vez no se ajusten a la realidad. Además, es agotador intentar averiguar qué quiere, piensa o siente el otro si no te lo dice abiertamente. Me considero una persona comprensiva con las maneras de ser o sentir distintas a la mía, pero odio las mentiras.

Mis amigos más amigos son personas peculiares que se salen de lo normativo, yo misma me salgo de lo normativo, además trabajo con personas, así que me resulta sencillo entender que cada persona es un mundo.

Así que aquí estoy tan ricamente, en lugar de salir a la calle a comer un chocolate con churros, tumbada en la cama por la tarde, con el sonido del calefactor, porque estoy aprendiendo a medir mis niveles de energía y cuidarlos de maneras que hasta ahora no hubiese imaginado que fuesen correctas. Pero resulta que sí lo son. De esto ya hablaré en otro post, si no, este se haría eterno.

 

Características de las relaciones sociales sanas

 

Las relaciones sociales sanas suelen caracterizarse por varios aspectos fundamentales que contribuyen al bienestar y la armonía entre las personas. Algunas de las características que deben cumplir incluyen:

  1. Comunicación asertiva: Una comunicación abierta, honesta y respetuosa es esencial para construir relaciones sólidas. Esto implica escuchar activamente, expresar opiniones de manera clara y ser receptivo a las necesidades y preocupaciones de los demás. Aquí puedes leer un artículo sobre la comunicación asertiva.
  2. Confianza: La confianza mutua es la base de cualquier relación saludable. Implica creer en la integridad y las intenciones positivas de los demás, así como ser confiable y cumplir con las promesas y compromisos.
  3. Respeto: Reconocer y valorar la individualidad, las opiniones, los límites y los derechos de cada persona es esencial para mantener relaciones saludables. El respeto mutuo fomenta un ambiente de igualdad y dignidad.
  4. Empatía: La capacidad de entender y compartir los sentimientos y perspectivas de los demás es fundamental para establecer conexiones significativas. La empatía promueve la comprensión mutua, la solidaridad y la capacidad de resolver conflictos de manera constructiva.
  5. Apoyo mutuo: Las relaciones sanas implican ofrecer y recibir apoyo emocional, práctico y moral cuando sea necesario. Esto implica estar presente para los demás en tiempos difíciles, celebrar los logros y brindar ayuda desinteresada.
  6. Límites claros: Establecer y respetar límites personales es esencial para mantener relaciones saludables. Esto implica comunicar de manera clara y firme lo que se está dispuesto a aceptar o no en una relación, así como respetar los límites de los demás.
  7. Tolerancia y flexibilidad: Reconocer y aceptar las diferencias individuales, así como estar dispuesto a adaptarse y comprometerse, son aspectos importantes para mantener relaciones sanas y duraderas.
  8. Equilibrio: Mantener un equilibrio saludable entre la cercanía y la autonomía es importante en las relaciones sociales. Esto implica permitir que cada persona tenga su espacio y tiempo individual, así como disfrutar de la compañía y la conexión con los demás.

Es decir, las relaciones sociales sanas se basan en la comunicación abierta, la confianza mutua, el respeto, la empatía, el apoyo mutuo, los límites claros, la tolerancia, la flexibilidad y el equilibrio. Estos aspectos fundamentales contribuyen al bienestar emocional y al desarrollo de conexiones significativas y satisfactorias entre las personas.

  • Si te llevas regulín con alguna cosa de estas y necesitas una consultoría privada conmigo, puedes encontrarla AQUÍ
  • Si te gusta mi contenido y quieres apoyarme, puedes hacerlo AQUÍ
  • Si crees que este artículo puede interesar a más personas, agradezco que lo compartas en tus redes sociales.
  • El Vídeo del artículo lo puedes ver AQUÍ

Feliz momento 🙂

Nieves Casanova. Caminante, consultora, escritora y fan de la pizza.

 

 

(Imagen de Pixabay de Broesis)

Este sitio web utiliza cookies para su correcto funcionamiento y para garantizar una correcta experiencia de usuario de acuerdo con nuestra política de privacidad. Al hacer clic en “Acepto”, consiente su uso.