Nota: este post no es sustitutivo de la visita a un profesional de la psicología. Es tan sólo una orientación de cómo podríamos gestionar las emociones en una crisis de pareja utilizando mindfulness.


Es muy habitual que cuando una pareja decide poner fin a su relación, cada uno acabe por su lado, enfadado y malhumorado. Pero no ocurre así siempre.

Hay parejas (o tríos, o cuartetos, porque recordemos que en las relaciones humanas hay muchos tipos de relaciones) que deciden finalizar su relación tranquilamente, con amor, cariño y comprensión. ¿Cómo? Lo primero es querer hacerlo bien. Querer hacerlo tranquilamente.

En una crisis de pareja, ambos sufren. No hay víctimas ni culpables (salvo casos de maltratos, claro; pero eso es otra historia). Cada uno enfoca el malestar desde su sentimiento subjetivo, obviamente.

Bien, pues aquí entra en juego mindfulness.

Mindfulness nos enseña a gestionar nuestras emociones, a reconocerlas, a aceptarlas, a soltarlas o a trabajar con ellas en un sentido positivo. De esta forma, mindfulness nos enseña a crecer emocionalmente y a superar las crisis donde hay una gran carga emocional, como las de pareja.

Al final del texto os pongo un enlace con una meditación sobre las emociones que os va ayudar, pero leed antes todo el texto del post.

Varias emociones que sentimos cuando tenemos una crisis de pareja pueden ser: miedo, inseguridad, rabia, impotencia, celos, soledad, tristeza, desesperación, incomprensión…  tal vez incluso podamos sentir odio. Seguro que se os ocurre alguna más. Incluso, durante la crisis puede existir un bloqueo emocional a causa del miedo (eso es otra historia, pero podemos intentar también hacer este ejercicio, a ver si ayuda un poco a desbloquearnos…)

A modo de apunte, comentar que las emociones están reguladas por el sistema límbico (es la parte del cerebro situada inmediatamente debajo de la corteza cerebral y que comprende centros importantes como el tálamo, hipotálamo, hipocampo y la amígdala)

Ante todo es fundamental  escucharse, reconocer esas emociones (si es que son las que tienes) y llamarlas por su nombre (etiquetarlas). Todas son emociones habituales, necesarias, naturales, instintivas y adaptativas. Están porque tienen que estar. Porque somos seres humanos y somos seres emocionales. En nuestro poder está hacer una cosa u otra con ellas. Por supuesto gestionar las emociones no quiere decir reprimirlas. Si hay ganas de llorar, hay que llorar.

Las emociones reprimidas acaban causando un malestar importante. ¿Qué os pasa cuando tenéis ganas de llorar y no lo hacéis? Se forma un nudo en la garganta que llega a doler. Hay que soltar el dolor y la forma maravillosa y natural de soltarlo es con el llanto. Si no, el dolor se va acumulando en nuestro sistema.

Ejercicio

Importante coger lápiz y papel y apuntar las emociones que vamos sintiendo en un folio, haciendo una lista con ellas.

Podemos además ponerles un número en función de la intensidad que tengan, del 1 al 10. Siendo el número 10 el de mayor intensidad (pueden variar de intensidad en cada momento de la crisis o incluso del día).

Por ejemplo, aunque cada persona es diferente, imaginemos que puede quedar una lista de esta forma:

Tristeza: 8
Celos: 6
Soledad: 9
Impotencia: 8
Miedo: 10
Etc…

Por lo tanto para esa persona, la emoción que tiene más intensidad es el miedo. Esa persona ya tiene apuntadas sus emociones y además las ha descrito en intensidad. ¿No es maravilloso? Sí, lo es. Forma parte del autoconocimiento.

Y ahora habría que hacerse unas cuantas preguntas y lo más complicado: habría que intentar responderlas (aunque pueda parecer obvia la respuesta, tal vez no lo sea tanto o tal vez sea costoso identificar una respuesta).

La gestión emocional en las crisis de pareja: con calma, como si estuviésemos haciendo un puzzle.

¿Por qué me siento triste?

  • Porque me gustaría que la relación funcionase bien.
  • Me siento triste porque creo que mi pareja no me quiere.
  • Le estoy engañando.
  • Etc… cada persona, subjetivamente, debería poder identificar el origen concreto de esa tristeza.

¿Por qué siento celos?

  • Porque creo que le gusta otr@ más que yo.
  • Porque pasa más tiempo con sus amig@s que conmigo.
  • Etc… la base de los celos suele ser la inseguridad, pero lo importante es que cada uno identifique por qué siente celos. Después que analice si siente inseguridad y por qué.

¿Por qué siento soledad?

  • Noto distanciamiento de mi pareja.
  • Me siento sol@ porque creo que mi pareja no me entiende.
  • Estoy sol@ en la crianza de nuestros hijos.
  • Etc…  la soledad es una sensación subjetiva, pero está bien que identifiquemos nuestro propio porqué de esa soledad.

¿Por qué siento impotencia?

  • Siento que no puedo hacer nada para mejorar la relación.
  • Porque siento que, aunque hago todo lo que puedo por mejorar la relación, mi pareja no se implica.
  • Me veo incapaz de entender a mi pareja.
  • Etc…

¿Por qué siento miedo?

  • Siento miedo por si la relación termina.
  • Tengo miedo por si la relación termina no sé cómo voy a poder afrontarlo.
  • Siento miedo porque no quiero que la relación termine.
  • Tengo miedo por si ya no me quiere.
  • Etc.… el miedo es una de las emociones más normales y suele ocurrir por desconocimiento e inseguridad a un futuro incierto.

Una vez reconocidas, apuntadas, identificadas en intensidad, preguntas hechas y respondidas…. Toca el siguiente paso: aceptación.

Una de las bases de mindfulness es la aceptación. Aceptación no es lo mismo que resignación. Nada tienen que ver. La aceptación es positiva y la resignación tiene una connotación negativa. Aceptamos con positividad lo que hay para poder decidir, actuar y continuar. Si nos resignamos nos quedamos quietos. Nos toca aceptar el sufrimiento que nos generan todas esas emociones.

Hay que asumir la realidad, reconocerla. Nos toca trabajar “el proceso de aceptación del sufrimiento”Sabemos que hemos aceptado el sufrimiento cuando finalizamos la lucha contra la realidad.

Asumimos la situación, podemos pensar en ella sin rabia y sin tensión. Podemos ver la realidad “desde fuera”. Tal vez esto sea lo más complicado. Mindfulness nos va a ayudar a ello. Mindfulness nos ayuda a “disociarnos” de esa situación.

Una vez aceptada nuestra realidad y por lo tanto calmados y con una actitud positiva, el siguiente paso es la compasión: ser capaces de sentir que la otra persona (nuestra pareja) puede estar sintiendo las mismas emociones que nosotros, con la misma intensidad o intensidades diferentes. La empatía entra en juego. Ya hablaremos en otra ocasión de las neuronas espejo, encargadas de tan maravillosa tarea.

Si conseguimos llegar hasta aquí, hemos dado grandísimos pasos en nuestro autoconocimiento y además en el conocimiento del otro. Ideal sería que ambas partes de la pareja trabajaran en la misma dirección, haciendo los mismos ejercicios de reconocimiento emocional, aceptación  y compasión. Pero hay veces, que uno no quiere… o no puede. Así que, si tu pareja no quiere o no puede, acéptalo. Y puedes hacer el ejercicio tú sol@.

A partir de la compasión, la crisis ya se ve de forma diferente, se ve con cariño, con amor y sin rencor. Como una situación que “está ahí” y que nos puede enseñar mucho de nosotros mismos. Cada situación que pasa por nuestra vida es un aprendizaje (podemos intentar verlo de esta forma); así la separación o la reconciliación será mucho más fácil. Ahora toca la otra tarea… puesto que hemos aceptado la realidad, ahora toca tomar una decisión.

Nadie os va a decir si debéis reconciliaros o es mejor dejar la relación, eso es sólo decisión vuestra. Nadie mejor que vosotros lo sabe.

Tampoco os lo dirá ningún psicólogo. El psicólogo os dará herramientas para vuestro propio autoconocimiento y para que toméis vuestras propias decisiones. Si un psicólogo os dice que tenéis que dejar la relación o por el contrario os dice que os reconciliéis:  huid de él/ella (no es buen profesional). El psicólogo no te dice qué tienes que hacer, te ayuda a conseguir tus herramientas para que tomes tus propias decisiones.

Este sitio web utiliza cookies para su correcto funcionamiento y para garantizar una correcta experiencia de usuario de acuerdo con nuestra política de privacidad. Al hacer clic en “Acepto”, consiente su uso.